Repensando relaciones para una inclusión financiera real

Gestión Empresarial 27 de octubre de 2022 Por Paula Guelfo
Repensar las relaciones entre las personas y las empresas e incorporar en esa ecuación a las startups será el motor que impulse el cambio necesario.
2.2 Repensando relaciones para una inclusión financiera real
Finanzas. En los países en vía de desarrollo, las personas que más precisan acceder a educación financiera y aplicarla a su vida cotidiana, viven mayormente al día.

En los últimos años, se hizo notoria una tendencia tanto en bancos como en fintechs relativa al desarrollo de plataformas con contenido de educación financiera. Ya sea en forma de blogs, webinars o talleres la información inherente a la gestión de las finanzas personales, mejores prácticas o descripción de productos está cada vez más a mano.

Entonces, ¿por qué mucha gente no utiliza esa información a su favor en el día a día?, ¿sirve realmente brindar educación financiera si luego no se aplica?, ¿cuánto impactan las iniciativas actuales en el bienestar financiero de las personas?

En los países en vía de desarrollo, las personas que más precisan acceder a educación financiera y aplicarla a su vida cotidiana, viven mayormente al día. Es decir que, muchos no saben si llegan a cubrir sus costos de vida el siguiente mes.

Con esa preocupación tan latente, dudando si sus ingresos alcanzan apenas para satisfacer sus necesidades básicas, suena ilógico pretender que piensen a futuro: ya sea en constituir un fondo de emergencias para hacer frente a imprevistos (claro es el caso de la pandemia), en armar un flujo de fondos, en pensar en su jubilación, entre otros.

Simplemente no tienen tiempo (o al menos no priorizan) educarse en finanzas y aplicarlo. Su foco está en cómo afrontar el corto plazo. 

Entonces, si la relación que hoy ofrecen las instituciones financieras, ya sean bancos o fintechs, no son efectivas… ¿Cuáles son las claves para que no sólo otorguen productos e información, sino que también generen un impacto realmente positivo en sus clientes?

  • Entendiendo el problema:  como en cualquier proyecto con una mirada socialmente innovadora, el foco debe estar en el problema y en los damnificados. Hoy las compañías plantean soluciones que, si bien son positivas, no son suficientes.

En líneas generales, las personas necesitan mejorar sus finanzas, pero no saben cómo o no tienen tiempo o ganas de aprender y aplicar los conocimientos en su economía personal.

Esto es distinto a no tener acceso a educación financiera, y ha quedado demostrado que ya no es suficiente con brindar el contenido, sino que es necesario un cambio en la relación entre los prestadores de servicios financieros y los usuarios. 

  • Aportando soluciones: en lugar de simplemente brindar educación financiera, ¿por qué no se automatizan y agregan ciertos features, como por ejemplo el registro de ingresos y egresos, la proyección de flujos de fondos de las personas o métricas de ahorro, entre otras posibilidades automatizables?

Si el problema es que las personas necesitan mejorar su economía, pero no logran hacerlo, es posible que sea necesario dar un paso más y ayudarlos de manera más directa generando una nueva relación entre las entidades financieras y los usuarios, facilitando más aún el paso de la educación financiera teórica a su aplicación práctica.

Llegamos al momento de una nueva etapa: las entidades podrían impactar mucho más si pasan de ser sólo proveedores de productos a facilitadores de un vehículo de  mejora para la gestión financiera de las personas.  

Propuestas innovadoras, con beneficios para todos

Complementando la educación financiera con herramientas para aplicarla con la menor fricción y esfuerzo posible para el usuario final, podríamos ver un aumento en las métricas más importantes de la inclusión financiera.

Las startups cumplen un rol clave en esta etapa. ¿Qué se puede esperar de esto? Que se genere una nueva relación entre usuarios y proveedores de productos financieros, donde no sólo las empresas podrán entender mejor a sus clientes, sino además mejorar sus vidas. 

Llegó el momento de impulsar el cambio que las personas necesitan, el momento de repensar la relación entre las personas y las empresas del sector financiero y tecnológico: llegó el momento de innovar y actuar en consecuencia a las necesidades de la población. Y las startups, serán el motor de este cambio.

Paula Guelfo 2
Asesora Financiera. Argentina

Te puede interesar

Recibe las noticias más recientes en tu correo

Suscríbete a nuestro Newsletter

Te puede interesar